domingo, 23 de abril de 2017

PREMIOS CASTILLA Y LEÓN

En el día de la comunidad de Castilla y León que gratos recuerdos nos trae a esta familia de Ángel Mateos por la medalla recibida en 2008, rendimos homenaje a los premiados de la edición de este año, los Premios Castilla y León 2016:



sábado, 22 de abril de 2017

VISITA AL MHAM

EL pasado sábado 15 de abril el pintor extremeño Andrés Talavero quiso completar su estancia en Salamanca viniendo a conocer el MHAM.

lunes, 6 de marzo de 2017

VISITA AL MUSEO

Este domingo visitaron el MHAM cuatro jóvenes estudiantes intrigadas con el contenido del museo. Cuatro personas más que han encontrado un hueco para conocer la obra de Ángel Mateos. ¿Quién dijo que nuestros jóvenes no tienen intereses? Encantados de mostrárselo.


domingo, 8 de enero de 2017

En la pestaña VENTANA MHAM, ya está la nueva entrega de Arquitectura Religiosa en Hormigón: Brutalismo en Europa


ARQUITECTURA RELIGIOSA EN HORMIGÓN II.
Imágen de Anton Bauder

domingo, 13 de noviembre de 2016

AGUSTÍN CASILLAS

El ciego y el Lazarillo, puente romano


Esta semana ha fallecido Agustín Casillas, quizás el escultor salmantino mejor representado en su tierra, pues unas cuantas obras suyas están repartidas por nuestra ciudad embelleciendo parques, plazas y avenidas. 


   Escultor figurativo que gustaba de representar personajes sencillos ligados a los trabajos de nuestra tierra, en paralelo a esculturas sobre personajes ilustres o históricos y literarios. A todas ellas dotaba de un estilo muy personal en el que la simplificación de las líneas y volúmenes daban a sus obras un carácter amable y una presencia rotunda.


Busto del tamborilero "El Guinda"
   Trabajó fundamentalmente el cemento, con un tratamiento exquisito al que le daba apariencia de piedra en su textura, a veces con acertado cromatismo, que atestiguan su condición de artesano y escultor de taller conocedor de los materiales;  también, lógicamente,  realizó muchas de sus obras en bronce. 



    Los que lo conocieron destacan su cualidades humanas, y también su seriedad y fuerte carácter -esto también corroborado por mis padres, pues Agustín y mi padre -Ángel Mateos- tuvieron siempre una amistad sincera, a pesar de sus diferencias y sus caracteres. 

"Mujer que espera"
    Desde aquí, queremos rendir, en nombre de toda la familia Mateos, homenaje a un escultor auténtico.


Infante Don Juan, Plaza de Monterrey

Bajorrelieve "El ahorro", edif esquina Filiberto Villalobos


"Náyade", plaza de la constitución

martes, 18 de octubre de 2016

UNA EXPOSICIÓN A RECORDAR, SALAMANCA 1984


Vista de la exposición con la catedral al fondo.
     La tarde del viernes 19 de octubre de 1984 Ángel Mateos inauguró su exposición más sonada y polémica: sus esculturas en el cauce del Tormes a su paso por Salamanca, en el tramo anterior al puente Enrique Esteban.

   Fue su exposición más sonada por lo impactante de la propuesta: Mateos pretendía una intervención artística con sus esculturas en el río, fuera de las salas de exposición y museos, donde "la diafanidad" de su superficie pudiera dar una nueva perspectiva a sus esculturas. También fue la exposición más polémica, pues el alcance mediático que concitaba, al ocupar un espacio público tan emblemático, con la vista de nuestra monumental Salamanca al fondo desde orilla opuesta, hizo de ella una exposición ampliamente comentada y con repercusión en el ámbito nacional. Aunque claro, fue en este ámbito cateto-provincial donde la polémica no faltó, pues una parte de salmantinos aducían una intervención poco respetuosa con el entorno monumental de la capital.
Vista desde el puente, cuando el cauce todavía estaba limpio de islas en este tramo.




Colaboración del Cuartel de Ingenieros de 


    De cualquier forma, fue una de las exposiciones más importantes de Ángel Mateos, tanto por la envergadura de las obras -su tamaño oscilaba entre los 3 y los 13 metros cúbicos-, como por su complejidad técnica -las obras se realizaron en chapa de hierro para hacerlas flotantes, lo que supuso estudiar un sistema de nivelación de las mismas además de la colaboración del cuartel de ingenieros de Salamanca para su emplazamiento-, como también por el coste económico que supuso -y que, como siempre el autor costeó de forma personal-.  



Imagen nocturna de la muestra.
Los críticos Francésc Miralles, y J. L. Castro-Arines,
Jesús Málaga, Ángel Mateos y Miguel Ferrer
     El día de la inauguración fue un típico día de mediados de octubre, cuando el "fresco" al anochecer ya se hace notar, pues fue al finalizar la tarde cuando, en la orilla opuesta se realizó el acto de inauguración, aprovechando esta hora para ofrecer la mágica vista de las obras iluminadas. Y es que en medio de la oscuridad de la noche, aquellas esculturas, "posadas" en el agua -como le gustaba decir al autor- destacaban como alegres notas de color delante del ocre de la piedra de Villamayor salmantina.  



     Corrían los años 80, cuando en nuestra Salamanca era alcalde Jesús Málaga, y muchos fueron los salmantinos que acudieron a la inauguración, además de amigos, gente del arte y los críticos que el autor convocaba en sus exposiciones; cuando todavía éstas eran actos relevantes y la expectación cabía en una sociedad adolescente cultural y democráticamente, y cuando Ángel Mateos todavía creía en que el Arte y la Democracia iban de la mano y traerían la cultura a un pueblo al que cuarenta años de dictadura se la habían escatimado. 


       En definitiva, eran los tiempos cuando Ángel Mateos todavía estaba ilusionado con el arte y tenía la certeza de estar realizando algo importante que merecía ser recordado y... recogido en un vídeo, este que os mostramos :



Video editado por Ángel Mateos y realizado por Hiparco Videogramas

lunes, 3 de octubre de 2016

HEMEROTECA. 1973


     Recordamos hoy, 3 de octubre, que este mismo día en 1973 el jurado del Concurso Nacional de Pequeña Escultura de Valladolid concedió a Ángel Mateos un importante segundo premio a su escultura "Canto al Espacio".


     En este concurso, que era la primera convocatoria que se hacía, compartió Ángel Mateos honores con J. Salvadó Jassan, que se llevó el Primer Premio, y con otro escultor salmantino, Venancio Blanco, que se llevó el Tercer Premio. 

    Este premio llegó después de otros tres premios anteriores en los concursos de Salón de Otoño de Madrid, que por entonces eran las convocatorias que daban la oportunidad a autores noveles, tanto en pintura, escultura como en grabado y dibujo, y siempre fue un premio muy valorado por Á Mateos, pues en el jurado, además de críticos de entonces, contaba con escultores como Eduardo Chillida, una figura ya conocida de nuestra escultura española.

Aquí os dejamos dos imágenes de la noticia publicada por entonces en los medios: